CURIOSIDADES

Descubre la cerveza que puede desarrollar tus músculos

0

¡Atención musculines! Llegó la solución para sus bíceps. Cabros alemanes crearon una cerveza que hace crecer los músculos. ¿No me diga? ¡Si, le Digo!

Cerveza Músculos

Ya hemos hablado de los beneficios de la cerveza para la salud, pero esto es nuevo. No tenemos certeza de su sabor, pero unos musculines germanos crearon la que sería la primera Cerveza Proteica sin alcohol del planeta. ¿De qué se trata? Veamos….

Hace dos años, Tristan Brümmer y Erik Dimter, dos jóvenes alemanes apasionados de los gimnasios y el ejercicio físico idearon una fórmula de cerveza que les permite disfrutar de una buena jarra de esta bebida refrescante sin afectar la masa muscular y el desempeño físico.

Así nació JoyBräu, una cerveza proteica que hasta sustituiría al célebre batido de proteínas tan caro de los fisiculturistas y amantes del ejercicio físico en general. Cerveza y músculos, su mezcla perfecta.

Cerveza y músculos

“Todo comenzó en Singapur”, le explicó a Business Insider, Tristan Brümmer, de 23 años. Sus respectivas empresas los habían enviado al sudeste asiático, a Brümmer a Kuala Lumpur, y a Erik Dimter, de 24 años, a Singapur.

“Erik vivía en un bloque de apartamentos donde había un gimnasio. Ambos trabajamos, entrenamos juntos y nos reunimos regularmente con colegas en el bar después del trabajo, como lo hace todo el mundo», relató.

Una tarde, después del entrenamiento, se miraron a las caras: tenían un batido de proteínas en una mano y una cerveza en la otra.

“Ninguno de nosotros estaba interesado en el sabor de los batidos y nos los bebimos más por los beneficios para la salud que por el sabor», dijo Brümmer, «por lo que pensamos que debería haber una manera de combinar el delicioso sabor de la cerveza con los beneficios para la salud de un batido de proteínas”.

Con esa idea en la cabeza fue como surgió JoyBräu en el verano del 2015. Todo por sus músculos y el amor por la cerveza.

Cerveza Proteica

Esta cerveza proteica no contiene alcohol. A diferencia de las cervezas que sí contienen alcohol, la JoyBräu supuestamente apoya la recuperación y el crecimiento de la masa muscular.

Una botella de 0,33 litros de esta bebida vegana baja en carbohidratos contiene 21 gramos de proteína. De éstos, 10 gramos son aminoácidos esenciales BCAA. Son elementos esenciales para estimular y reparar las roturas de la fibra muscular que se producen durante los entrenamientos.

Cada botella también contiene L-carnitina y beta-alanina, beneficiosas para quemar grasa, según explicó Dimter, por lo que se trata de una cerveza incluso idónea para quienes estén a dieta.

Como era de esperar, esta cerveza de proteína cuesta un poco más que la habitual, y su precio se asemeja más al de los batidos de proteínas, ya que una botella cuesta 3.50 dólares y un paquete de seis sale en unos 21.

¿A qué sabe?

De acuerdo con el test y el reporte posterior de Business Insider, presenta un sabor afrutado con un regusto amargo y, al principio, un poco parecido a un spritzer o sidra de manzana, sin duda el toque adecuado de un refresco veraniego.

Sin embargo, los verdaderos fanáticos de las cervezas probablemente queden decepcionados, ya que apenas sabe al característico lúpulo amargo.

Sus creadores son conscientes de esto: “Hemos desarrollado nuestro producto con nuestro enfoque en el verano. Nuestra cerveza actual es muy ligera, un poco cítrica, con una nota afrutada. No sacamos un sabor extremadamente amargo de cerveza, pero sí un buen refrescante después del entrenamiento para el verano», asegura Brümmer.

El mismo Brümmer adelantó que ya están desarrollando una modalidad de trigo sin alcohol. “Por supuesto, de vez en cuando, recibimos comentarios como: ‘Sabe más a cerveza con gaseosa que a una buena cerveza amarga’”.

El momento de despegue

Tras aquel momento inicial en Singapur, en 2015, pasaron varios años antes de que el producto estuviera listo para el mercado.

«Habíamos estado probando en mi bodega por un tiempo», dijo Brümmer, que es cervecero aficionado. «Tratamos de mezclar un poco de proteína en polvo en la cerveza casera. Eso, como se puede imaginar, salió mal y terminó con un sabor horrible. Luego nos dimos cuenta rápidamente de que si queríamos hacerlo, íbamos tener que obtener ayuda de afuera”.

Fue entonces cuando empezaron a intercambiar ideas directamente con las cervecerías.

“Como es normal cuando tienes una idea sobre un producto peculiar, quieres probarla lo antes posible y ponerla en el mercado», explicó Brümmer.

Pero a las cervecerías no les gustó la propuesta.

Y puesto que las leyes alemanas sobre la pureza de la cerveza son tan estrictas, fue difícil convencer a alguien de que usar su cervecería era una buena idea. Incluso aquellos a los que pudieron persuadir tenían dificultades técnicas.

«Se necesita equipo analítico y un laboratorio», dijo Brümmer, «que los cerveceros estándar no tienen, por eso nos sentamos y pensamos en una nueva estrategia».

Con ayuda universitaria

Entonces se acercaron a universidades especializadas en tecnología de cervecería y bebidas, y así es como surgió su asociación con la Universidad Técnica de Berlín (TU Berlin). No obstante, hubo que esperar más de un año para lograr un producto terminado.

“El mayor desafío fue realmente mantenerlo. Nunca supimos si iba a funcionar o no. Pero estábamos totalmente comprometidos con la idea, hicimos más estudios de mercado, hablamos con más personas y mientras más nos adentrábamos en la idea, más nos convencíamos de ella».

Al final, funcionó: la cerveza ahora se produce en una cervecería privada familiar cerca de Kaiserslautern, y JoyBräu realmente está despegando. Sobre todo cuando el producto obtuvo el Premio a la Innovación y Tendencia en Fibo 2018, la feria de fitness más grande de Alemania.

«Calculamos de manera conservadora que en el primer año distribuiríamos a través de nuestra página web y que solo venderíamos a consumidores privados y no a distribuidores comerciales. Para el segundo año, queríamos aventurarnos a vender el producto en los gimnasios”, relató Brümmer.

Pero en Fibo, no solo los estudios de fitness mostraron interés en la cerveza proteica y los músculos, sino que los mayoristas y los exportadores también querían comercializar el producto hacia otros países.

“Gracias a Fibo, agotamos todas nuestras reservas”, dijo Brümmer.

Estos jóvenes ya han firmado con varios gimnasios que quieren probar la cerveza en su bar y en las máquinas expendedoras. Ahora pretenden reenfocar su estrategia a largo plazo.

“Necesitamos expandir masivamente nuestro equipo”, dijo Brümmer. «Hasta que estuvimos en Fibo, solo éramos dos. Significaba que había grandes cargas de trabajo para nosotros en las últimas semanas. Afortunadamente, ya hemos encontrado dos miembros más para el equipo y todavía estamos buscando soporte de ventas».

Y como estamos en tiempos de redes sociales, el marketing se hará esencialmente a través de Facebook e Instagram.

Vía: YahooDeportes