A un poco más de 30 minutos de la capital tenemos un tremendo panorama para disfrutar de excelentes cervezas, abundante y rica comida, ambiente tranquilo y un paisaje único. Cervecería Brugge nos recibe con una interesante variedad de cervezas que serán de toda la delicia de aquellos poncheleros que quieran arrancarse un ratito de la vorágine y la contaminación santiaguina.

Cervezas de calidad

Al llegar te encuentras con un ambiente rústico, donde predomina el aroma a campo, el aire limpio y la naturaleza. Hay abundantes mesitas afuera, para comer al aire libre; adentro igual hay algunas y con vista directa a la planta. Puedes tener la fortuna de ver como producen la cerveza mientras te zampas un shopito de Brugge. Donde mismo está la planta, se encuentra la sala de ventas; en esta sala puedes informarte de las cervezas que tienen a disposición, las que siempre van rotando; además de pedir alguno de sus exquisitos sanguchitos, sus alfajores y cuchuflíes rellenos. También puedes adquirir un growler para llevarte la cerveza para la casa. Hay varias opciones (incluso unos ricos jugos para quienes lleguen manejando o anden con niños) y para todos los gustos.

Tal como relatamos, en Brugge puedes encontrar excelente cerveza; ¡de verdad que es muy buena!; se nota mucho el cariño y el profesionalismo que hay en cada pinta servida. El día que fuimos nos encontramos con cuatro variedades: Summer Ale (APA 5.2% y 40 IBU), Witbier (4.5% y 16 IBU), Belgian Ale (7.5% y 28 IBU) y Negra de Flandes (9.0% y 18 IBU). Probablemente cuando leas estas líneas y vayas Brugge hayan otras cervezas, ya que siempre van actualizando sus lineas.

Lo que pudimos probar

De las cervezas que destacamos hay dos:

1.- Negra de Flandes – Baltic Porter. Una delicia. De perfiles tostados y achocolatados bastante potentes. En boca es de cuerpo medio, cremosa y de alta carbonatación. Los perfiles achocolatados explotan en todo su esplendor, añadiendo un sutil toque a café de grano y una pequeña carga lupulada para el final. Redonda, equilibrada y especial para maridar la chocolatería del local. La probamos con un Tiradito de cerdo: cerdo mechado cocinado por dos horas en negra de Flandes, merquén ancestral, ketchup a la Belgian y varios secretos más. Servido en pan ciabatta artesanal junto con repollo morado con limoneta con mayo casera.

2. Belgian Ale – Belgian Strong Ale: Una reinterpretación de un clásico. De perfil especiado, frutal y caramelizado. De cuerpo medio – bajo, carbonatación media. En boca es dulce (caramelo, durazno huesillo, uva pasa) pasando por un toque amaderado y finalizando con tibieza alcohólica. Es mucho más bebible y accesible que su par de bélgica, lo que la hace ideal para adentrarse en cervezas más potentes. Esta cerveza la acompañamos de mechada de vacuno cocinada por dos horas en cerveza witbier, verduras y otros secretitos; en pan ciabatta artesanal. Está acompañada de tomate fresco y lactonesa a la negra de Flandes.


Valores de referencia:

Shop: $2500
Mechada: $5000

Con todo esto te vas rodando feliz de vuelta a casa. Ir a Brugge es una linda experiencia cervecera, que te permite desconectarte, disfrutar de lindos paisajes, comer rico y beber muy bien. ¡Recomendamos que vayas a visitarlos!

Llegar a Cervecería Brugge es muy fácil. Si vas en auto el Google Maps o Waze te llevan de la manito. Si vas a pie, puedes tomar una micro hacia curacaví en el terminal San Borja; y en curacaví hay taxis y colectivos que por una módica suma te llevan a Brugge. De todas formas te dejamos el mapa para que no te pierdas (jeje).

Si quieres saber más de Brugge, síguelos en su fan page en FACEBOOK.

Y recuerda seguirnos en nuestro INSTAGRAM.

¡CON PONCHERA!

TE DEJAMOS CON LA GALERÍA DE IMÁGENES